TE OFRECERÉ UNA COPA LLENA DE VINO

“Por la mañana, cuando vengas, te ofreceré una copa llena de vino, y no te importe beberte el licor de un solo trago; volverás a comenzar conmigo. Los compañeros de mis placeres son nobles mozos de rostros brillantes como luceros. Una cantadora, con su vestido de rayas y su túnica de color azafrán, viene todas…