LA INSENSATEZ DE LOS MÉDICOS

Ayer, que estaba enfermo, me atendió un asesino, un médico que me prohibió el néctar de las copas. Me dijo que bebiese agua, el cabeza hueca; no llegó a aprenderse la lección de Homero: la fuerza de los mortales es el vino. Macedonio Cónsul Antología Palatina, Libro XI