COPLAS DEL VINO

COPLAS DEL VINO Nervioso, pero, sin duelo a toda la concurrencia por la mala voz suplico perdón y condescendencia. Con mi cara de ataúd y mis mariposas viejas yo también me hago presente en esta solemne fiesta. ¿Hay algo, pregunto yo más noble que una botella de vino bien conversado entre dos almas gemelas? El…

GASTRÓNOMOS

“Inmediatamente, Mike cogió el vino, se sirvió primero a sí mismo y luego fue llenando los vasos de los demás. Ahora todos miraban a Richard Pratt, observando su rostro mientras él cogía su vaso con la mano derecha y se lo llevaba a la nariz. Era un hombre de unos cincuenta años y su rostro no era muy…

EL BRINDIS DEL BOHEMIO

EL BRINDIS DEL BOHEMIO No escupáis a los beodos que perecen Aturdiendo en el vino sus dolores Si odiáis a la embriaguez odiad las flores Que ebrias de sol en la mañana crecen.

UNA GUIRNALDA PARA EL VINO

Este será el último post de este año. En realidad he pensado mucho en cómo cerrar el blog por el 2013. No soy especialmente “navideña” y en los últimos días muchos pequeños desastres cotidianos se han acumulado en casa. Pero yo defiendo volver a la autenticidad y el sentido de las cosas, aunque sea el…

“JUSTINE” O NO SOLO DE SEXO VIVE EL HOMBRE

  “Sirvieron dos sopas, una de pasta al azafrán, y la otra de cangrejos con caldo de jamón; en medio un solomillo de buey a la inglesa, ocho entremeses, cinco grandes entrantes, cinco disfrazados y más ligeros, una cabeza de jabalí en medio de ocho platos asados, a los que siguieron dos servicios de dulces,…

CON MEDIA AZUMBRE DE VINO

CON MEDIA AZUMBRE* DE VINO ¡Nunca serenos! ¡ Siempre con vino encima! ¿Quién va a aguarlo ahora que estamos en el pueblo y lo bebemos en paz? Y, sin especies, no en el sabor la fuerza, media azumbre de vino peleón, doncel o albillo, tinto de Toro. Cuánto necesita mi juventud; mi corazón, qué poco.

BEBE VINO PRECIOSO CON MOSQUITOS DENTRO

Francisco de Quevedo es uno de mis poetas españoles preferidos. Lo leo y lo releo continuamente como quien vuelve a los lugares más queridos. Sus sonetos amorosos no sólo me parecen magistralmente logrados en la forma, sino que me resultan plenos de una pasión, una intensidad y una necesidad de expresión de la que otro…