La bodega de Downton Abbey

409967

¡ALERTA DE SPOILER!

Voy un poco a la retaguardia en esto de las series de televisión porque son demasiadas, demasiadas plataformas y demasiadas recomendaciones como para estar al día con todas. Por ello, un día de aburrimiento extremo, me encontré con Downton Abbey y confieso que su primera temporada me enganchó. Claro que sabía que se trataba de un folletín de época, pero era un retrato entretenido de los cambios que se produjeron entre las clases sociales en un momento crucial de la historia de Inglaterra. En las últimas temporadas fue en declive, según avanzaban era evidente que el contexto histórico importaba menos y que los miles de, a veces poco creíbles, avatares de los personajes eran el único argumento.

No obstante, vi, en un maratón autoimpuesto, hasta la última temporada, fascinada sobre todo por los banquetes y la ingesta de grandes vinos.

La presencia de estos vinos en cada comida se ajusta a las costumbres de la aristocracia de finales de la era victoriana y el periodo eduardiano. Por ello existía un chascarrillo según el cual la visita a una de sus mansiones consistía en “winin and dinin and shootin”, un modo coloquial de decir, alardear de bodega, de cocinera y coto de caza.

A propósito de ello, Richard L. Elia se pregunta where is the wine?, por qué nunca vemos la bodega de Downton, ya que en una gran casa aristócrata, como es el caso, debía haber una impresionante.

No se nos muestra, pero sí se menciona en varias oportunidades. Como cuando el desgraciado (nunca mejor dicho, porque a esa gente le pasó de todo) matrimonio Bates se libera finalmente de la sospecha de la justicia y Lord Grantham quiere celebrar, entonces su fiel mayordomo, y custodio de la bodega, ofrece un Veuve Clicquot que está en “el lado frío de la bodega”, añade, “no estará helado, pero estará bueno”.

Claro que hubiésemos querido ver la bodega, la cual seguramente habría sido abastecida por Berry Bros (más tarde Berry Bros & Rudd) el más antiguo minorista de vinos de Londres que abrió en 1698 y continúa en servicio en St. James Street y del cual se puede conocer mucho en un bello artículo titulado, “dentro de la tienda de vinos favorita de Lord Byron”.

La mención a Byron, gran poeta y bebedor, nos lleva a otra escena de la serie en la cual Carson le lleva clandestinamente a su señor convaleciente un poco del vino “preferido de Byron”, un Chateau Chasse Spleen que con inmenso pesar este debe rechazar, debido a la úlcera rota que lo mantiene en la cama.

image021

Carson, el mayordomo, es evidentemente un conocedor, por ello realiza tan bien su trabajo de sumiller. Es también un amante del vino, cuando se reúne en su pequeña sala con sus empleados más cercanos, suele estar bebiendo un Oporto al finalizar su jornada.

En una escena entrañable, lleva a su sala los restos de un Chateau Margaux que sobró de la cena de los señores y que como estos no estarían en casa al día siguiente, no podía ser desperdiciado. Lo comparte con el ama de llaves, su querida señora Hughes, que finalmente se hace su esposa.

downton-abbey-season-6-episode-6

Nunca vemos la bodega, es cierto, pero lo que sí vemos en múltiples ocasiones es a Carson apuntando en el libro de bodega los vinos que se sirven y suponemos que los que se compran. Por este registro, pudo darse cuenta de que Thomas robó algunas botellas de Château Lafite (nadie puede negar que tenía buen paladar para ser un sirviente) y en alguna ocasión se ufana de tener una gran colección allí.

También vemos con frecuencia a Carson decantando el vino con cuidado, usando un colador y una tela.

30-downton-abbey-cheesecloth-wine-carson.w529.h352

Sobre la manera de decidir el servicio de vinos nos enteramos en una escena en la que Carson enferma y no puede atenderlo personalmente. Para sustituirlo, viene el mayordomo de Mathieu, el heredero de Downton, el Sr. Molesley.

DA-Social

Ante la especializada tarea de seleccionar los vinos de la cena, Ana Bates le explica: “A Carson le gusta servir dos vinos blancos que se decantan justo antes de la comida, el más ligero es para los entremeses, el de más cuerpo para la sopa y los pescados. Luego, cambia al clarete que debe decantar ahora (horas antes de la comida). Hay otro vino para el pudin y luego lo que deseen tomar en el salón con el café.”

Aunque en la subtitulación digan clarete, lo que los ingleses llaman “Claret” era un Bordeaux tinto, el vino para el pudin sería un vino usado normalmente para el postre, como Sauterne u Oporto y el “cierre” era común con un Jerez, un vino que sostiene una larga y estrecha relación con Inglaterra.

Los ingleses han sido a lo largo de la historia grandes compradores y bebedores de vino, en eso la serie no se equivoca, por ello cuando comienzan a servirse los cocteles como el Martini es por influencia de América y visto como un atrevimiento impropio de su casta que prefiere los vinos y licores puros en su auténtica expresión.

Es tal el disfrute que puede proporcionar la serie a los amantes del vino que en Burdeos han aprovechado el tirón para sacar un vino de nombre Downton Abbey. ¿Qué tal será? No sé. Si lo prueban, coméntelo con nosotros.

downton-abbey-wine

Mi experiencia bordelesa me permite esperar lo mejor y lo peor. Pero no se puede hablar sin probar.

De momento, puedo decir que disfruté mucho todos estos momentos del vino con la serie, no tanto como si los hubiese bebido, pero todo se andará 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s