Cena cumpleaños 2017

Este ha sido un año muy especial para mí porque tres días después de mi cumpleaños abordé un avión con destino a Chile para volver a ver a mi familia después de 4 años. Un mes intenso en el que cada minuto pasado con los míos era valiosísimo y en el que aproveché para mimar a (y ser mimada por)  mi mamá, mis dos hermanos, mi cuñada, mi sobrina de 8 años y para conocer al más pequeñín de la familia que tenía apenas dos meses en el mundo cuando arribé por esos lares .

Aunque me propuse trabajar (lo hice, pero no en la medida esperada), tal cúmulo de emociones y el deseo de exprimir cada minuto hizo que dejara de comentar como el año pasado mi cena especial de cumpleaños.

Si leíste la entrada del año pasado, también a propósito de mi cumpleaños, sabes cómo va esta cena, se trata de una cena-degustación preparada por Óscar Hoyos, el cocinero de El Líbano Bar Restaurante, en la cual él tiene la potestad de escoger todos los platos, sabiendo sólo que yo no como carne de ternera. Es una especie de reto para el cocinero y de sorpresa para los comensales.

En esta ocasión, la cena estuvo compuesta por cinco platos salados y uno dulce, acompañados por dos vinos. Sin más preámbulos os comento cada uno de ellos.

Plato1: Tomate relleno. La carne sabrosa y jugosa del cerdo unida a la suavidad frutal del tomate es una manera acertada para comenzar un menú como este. Resaltaría la chispa exótica de la combinación de la jugosidad de la carne salada, la acidez y dulzura del tomate y los arándanos aún más ácidos y dulces.

Plato 2:  Fajitas de tortilla picante rellenas de cocido. Las tortillas picantes rellenas de jugosa carne del cocido aderezada con verduritas fue uno de mis platos favorito de la noche. El cocido que se hace cada jueves en El Líbano merece una entrada aparte (porque está de muerte), por ello la tortilla picante resultó el acompañante perfecto, porque no desaparecía ante  una carne sabrosa y con fuerte presencia como es la que resulta del cocido, pero tampoco competía con ella en notoriedad al ser un sabor completamente diferente.

Plato 3: Sopa de ajo. La sopa de ajo es un plato tradicional de la gastronomía castellana, en este caso tenía el sello del cocinero, es decir, tenía todos los sabores de una sopa tradicional como las migas de pan y jamón, el huevo y el caldo con intenso sabor a ajo, pero todo hecho con el mimo propio de un profesional. La yema de huevo completa servida al fondo, el caldo cremoso y el servicio en la mesa, le daban al plato tradicional la prestancia que la nobleza de sus ingredientes amerita. Lo mejor, la textura del huevo casi coincidente con la cremosidad del caldo, cada cucharada sabía a gloria.

Plato 4: Bacalao confitado con papada. ¿Les parece una extraña mezcla? Debo decir que el matrimonio entre ambos sabores es muy bien avenido. El bacalao confitado en la grasa de la papada, en perfecto punto de cocción, ese en el que se desgaja lasca a lasca, sobre una cama de patatas al estilo de las meneas, típicas salmantinas, y el trocito de papada como testigo de su presencia. Sutiles pero claros todos los sabores del plato.

Plato 5: Hamburguesa con centro de queso fundido. La carne de cerdo jugosa con un corazón de queso es lo que todo amante de las hamburguesas puede pedir, yo no soy una de ellos, y este fue el plato que menos me atrajo de todo el menú. Pero reconozco que no es demérito del plato, sino de mis gustos. En todo caso fue el que menos me sorprendió, tal vez porque todos los anteriores me habían sorprendido mucho.

Plato 6 (el postre): Tarta caliente de manzana con helado. Calor y frío es una combinación que siempre resulta genial en un postre y este no deja de ser el caso. Un cuenco de hojaldre crujiente relleno con una manzana caramelizada me recordó un postre que comía en la Caracas de mi infancia.

Los vinos:

Como dije en la cena anterior, El Líbano no es un lugar con una bodega para exigir vinos de alta gama. No obstante, me gustó la selección. Para empezar, el Rueda Four Lines verdejo 2015, un verdejo bien vinificado y sin defectos, con la acidez y fruta que cabe esperar en esta variedad. De segundo, un Rioja Cune Crianza 2011, un vino con la fruta muy presente y todavía la acidez de una juventud que no acaba de pasar.

Ahora bien, yo corregiría el maridaje, pienso que este menú podía prescindir perfectamente de los vinos blancos, al menos de los blancos tranquilos. Comenzamos con carne de cerdo y el único pescado presente es tan graso que soporta perfectamente un tinto, de no muchos años. Fallo mío, porque para finalizar la cena llevé un Cava Agustí Torelló Gran Reserva que habría maridado a la perfección con los primeros platos y cometí el error de dejarlo para después del postre. Hay un infierno reservado para las personas como yo que aman los espumosos y no los abren a tiempo.

De la comida solo tengo que objetar una cosa, todos los platos tenían carne o grasa de carne y resultaban en conjunto muy pesados para ser una cena, tal vez a la hora de la comida, podrías distenderte más y evitar sentir que es demasiado para ti. Sentí tristeza glotona de no poder acabar con todos los platos porque estaban francamente deliciosos.

Mi consorte paga por esta cena-reto como regalo de cumpleaños para mí, acumular objetos (aunque sean regalados) está lejos de mis expectativas y prefiero acumular recuerdos. Por ello, advierto, esta entrada no es publicidad, no me regalan la comida ni me pagan por este post.  Aunque cada vez tengo más oportunidad de asistir a eventos y probar productos, me reservo el derecho de no hablar de aquellos de los que no tengo algo bueno que decir.

Óscar es un cocinero atrevido que respeta el oficio, es lo que más me gusta de él, tiene arte y curiosidad. Por eso, y porque lo consideramos un amigo, le proponemos la potestad de decidir el menú y sorprendernos.

¿Que si recomiendo este sitio? Por supuesto, con los ojos cerrados. Es un buen lugar para comer el menú del día, para el cocido de los jueves o para una comida o cena especial como esta.

Y espero que hasta el próximo año 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s