BEBE VINO PRECIOSO CON MOSQUITOS DENTRO

"Vin" por Camilla Hoel
“Vin” por Camilla Hoel

Francisco de Quevedo es uno de mis poetas españoles preferidos. Lo leo y lo releo continuamente como quien vuelve a los lugares más queridos.

Sus sonetos amorosos no sólo me parecen magistralmente logrados en la forma, sino que me resultan plenos de una pasión, una intensidad y una necesidad de expresión de la que otro grande de sus contemporáneos, como Góngora, carecía.

Su lengua mordaz y superdotada era temida y alabada. Sólo uno como él podía hacer un soneto al mosquito ahogado en vino con tal elegancia de formas y profundidad en la sorna.

SONETO

Tudescos moscos de los sorbos finos,

caspa de las azumbres más sabrosas,

que porque el fuego tiene mariposas,

queréis que el mosto tenga marivinos.

aves luquetes*, átomos mezquinos,

motas borrachas, pájaras vinosas,

pelusas de los vinos invidiosas,

abejas de la miel de los tocinos,

 

liendres de la vendimia, yo os admito

en mi gaznate pues tenéis por soga

al nieto de la vid, licor bendito.

 

Tomá en el trazo hacia mi nuez la boga,

que bebiéndoos a todos, me desquito

del vino que bebistes y os ahoga.

 

Francisco de Quevedo

Madrid,  1580-1645

*luquetes: rodajas de naranja o limón que se agregaban al vino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s