DOS PASIONES: FÚTBOL Y VINO

d-89 fútbol por Azrasta

Llevo tiempo queriendo escribir una entrada como esta. Parece obvio que el vino se vincula al arte y a la música, que está en el cine, en la literatura, pero es menos obvio que también está en los campos deportivos.

Empecemos fuera del campo, para mí, futbolera de buen gusto y culé de costumbre y corazón, es pan cotidiano ver el partido con una copa de vino a mi lado y unos frutos para picar.

Recuerdo noches espléndidas brindando con espumante por las alegrías que nuestro club nos ha dado los últimos años. Y, aunque no tan implicada emocionalmente, recuerdo aquella tarde de verano del 2010 en que vi la final del Mundial de Sudáfrica en un pequeño bar de  nuestro pequeño pueblo, Torresmenudas.

Después de 115 minutos de tensión contenida y aligerada por unos cuantos vinos, un pequeñín, extraordinariamente pálido, hizo en el minuto 116  que todo el mundo en un pequeño bar atiborrado, enloqueciera.

Vi descorchar cajas y cajas de botellas de espumante que nadie se bebió, sino  que cual triunfadores de la F1, sirvió para bañarnos y bañar a quien estuviera cerca de nosotros.

Sólo hay otra final de fútbol que recuerdo con tanta emotividad, Argentina 78. Entonces no tenía yo edad para beber vino, pero ya había tomado mi primer sorbo de Veuve Clicquot con el mismo hombre que usó aquel Mundial del 78 para iniciarme en el mundo del fútbol: mi padre.

Yo no creo en la casualidad de las correspondencias, como buena discípula de Baudelaire que soy, y he aquí que en mi siguiente Mundial más emotivo, el pie que empujó el gol de la euforia le pertenece a un productor de vinos.

Andrés Iniesta fundó las Bodegas Iniesta al lado de su familia en el año 2010. Al parecer era un sueño largamente acariciado por su padre, nada extraño cuando la gente vive en tierra de vinos. Fuentealbilla, el pueblo de donde procede el futbolista, se encuentra en el territorio de la DO Manchuela y allí está la bodega de la familia Iniesta Luján.

Tener una botella de estas ya es objeto de culto para los aficionados del Barça, pero también para los seguidores de la roja (la Selección Española). En honor al maravilloso momento de la final del mundial, la bodega realizó la edición especial de un vino que lleva por nombre ”Minuto 116”

Años antes, otro futbolista de renombre ya estaba involucrado en un gran proyecto vinícola. Manolo Sanchís es el motor y corazón de la Bodega Casalobos  situada en la en la Comarca de Montes de Toledo.

Entre otras caras conocidas, hay varios futbolista en sociedad con Sanchís: Emilio Butragueño, Michel, Karanka y Rafael Martín Vásquez.

Pero la producción de vinos no es el único rol que ejecutan los futbolistas en el mundo del vino. Lionel Messi, tiene un vino con su nombre que creó la bodega argentina Valentín Bianchi. El vino, que lleva por nombre “Leo”, será comercializado en Argentina y España y, en acuerdo con la Fundación Leo Messi, un porcentaje de las ventas financiarán acciones de bien público relacionadas con los niños, la salud y el deporte.

Es cierto también que muy poca gente conoce la faceta oculta de Michael Laudrup, el elegante jugador, internacional con Dinamarca (uno de mis preferidos de todos los tiempos), es uno de los mayores importadores de vino español en su país de origen.

Su empresa, Laudrup Vin & Gastronomi, es la encargada de importar vinos como Muga y Allende de la Rioja Alta; Artadi, Salceda y Muriel de la Rioja Alavesa; Castillo de Monjardín de Navarra; Viña Pedrosa de Ribera del Duero; Parxet y Ébano del Penedés.

De cualquier modo, como vinateros, imagen, importadores, ¿bebedores?, la relación del vino con las cosas emocionantes de la vida es permanente.

Venezuela, mi tierra, no es un país de fútbol, jugar al béisbol es lo que la mayoría de los niños sueña para ser de mayores como sus ídolos. Sin embargo, tenemos una selección que ya hace soñar a muchos y a la que llamamos “la vinotinto” ¿por qué? por el color de su camiseta. Para nosotros es de uso común esa denominación y no la palabra granate. Así que el vino y el fútbol también están unidos en nuestra selección.

El fútbol no cambiará nuestras vidas, el vino puede que tampoco, pero yo digo como el gran Arrigo Sacchi, el fútbol es la cosa más importante de las cosas que menos importancia tienen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s