CINE CON VINO: “SIDEWAYS”

Continuando sobre los comentarios de películas con vino, ha llegado el momento de hablar de Sideways (2004), traducida al español como “Entre copas”.

Hace poco hablaba con unos amigos de mis películas favoritas y mencioné esta, ellos me dijeron que no les parecía nada especial y que no comprendían por qué había ganado tantos premios.

La he vuelto a ver y pienso que mis amigos tienen razón, “Sideways” no es nada especial y creo que justamente por eso me gustó y me sigue gustando tanto.

El mundo del vino está en ese imaginario que nos convoca la publicidad demasiado revestido de glamour y savoir-vivre. Pero el vino no es eso, o no es solamente eso, si lees a Baudelaire, a Kayyam, a Nûwas, sabrás que el vino, como la vida, tiene sus otros lados.

Sideways es una palabra de difícil traducción, mi amigo google dice que significa “lateralmente”, a mí me gusta ir como los niños, side=lado, ways=vías. Podría ser como vía lateral, algo que implica que no estás en el camino directo a algún lado, sino al lado del camino.

Y justamente, esta historia está en los caminos, en la carretera que conduce a una semana “ideal” entre los viñedos de California y en la que nada resulta como se espera que sea. Es en definitiva una incorrecta apología del vino, muy ajena a la que siempre nos imaginamos.

Miles y Jack, esos amigos “on the road” son gente demasiado corriente. Miles es un fracasado en todos los sentidos, profesional, amoroso, etc. Jack, su amigo, es simplemente un ser “difícil de apreciar”.

Pero, Miles, ese hombrecito barrigón, temeroso y pesimista, se siente seguro cuando habla de vinos, los conoce, los aprecia, reconoce su calidad o la falta de ella y, por momentos, parece que es este su único lado rescatable. Hasta que desciende a sus miserias y simplemente quiere emborracharse aunque sea con aguarrás. El está en el “camino” del conocedor de vino y también en el sideway.

Lo mejor de esta película es que está completamente alejada de la corrección y de lo que creemos esperar de ella. Cuando intuímos que nos darán una interesante (y repetida) clase de cata en la que Miles le explica a Jack cómo apreciar el vino, el guión introduce una ruptura, casi ridícula, Jack ha tenido todo el tiempo un chicle en la boca, caricaturiza nuestros clichés.

Nada en “Sideways” es lo que se espera que sea, no hay escena romántica entre viñedos, sino un gordito empinándose una botella entre las cepas; el protagonista no sabe cuando besar a la chica, las mujeres despechadas no son pasivas e inofensivas y el final, bueno, no es realmente un final.

SIDEWAYS (2004) 123 min. USA. DIRECTOR: Alexander Payne. 
GUIÓN: Alexander Payne, Jim Taylor (Novela: Rex Pickett). 
REPARTO: Paul Giamatti,Thomas Haden Church, Virginia Madsen, 
Sandra Oh, Marylouise Burke, Jessica Hecht, Missy Doty, M.C. Gainey, Shaun Duke, Robert Covarrubias, Patrick Gallagher, Shake Tukhmanyan
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s